Además de las consultas periódicas recomendadas, debe poner en conocimiento de su médico cualquier anomalía, especialmente:

Vómitos intensos y persistentes.

Diarrea.

Dolor al orinar.

Dolor de cabeza no habitual.

Hinchazón en zonas distintas a los pies y tobillos por la tarde. o en estos lugares si no desaparecen con el reposo nocturno.

Hemorragia genital.

Pérdida de líquido por los genitales.

Dolor abdominal intenso o contracciones uterinas dolorosas.

Fiebre elevada.

Dolor de cabeza muy intenso.

Comentarios

comments