Durante los 6 primeros mes de vida el lactante debe alimentarse exclusivamente con leche materna y, si esta no es posible, con leche adaptada.

Las leches adaptadas derivan de la leche de vaca pero están modificadas para cubrir los requerimientos nutricionales y ser adecuadas para la alimentación infantil.

Formula de inicio: adaptada a los 6 primeros meses de edad.

Formula de continuación: desde los 6 a los 12-18 meses de edad. (El paso a la leche de continuación realízalo cuando te lo diga tu pediatra, estos datos son medias)

Preparación del biberón

  • Lávate bien las manos antes de empezar.
  • Utiliza biberones y tetinas previamente esterilizados. Elige el sistema que te sea más cómodo. (hervir 10 minutos en agua es el más económico, también están los eléctricos que pueden esterilizar grandes cantidades de biberones o los de microondas, y por último los químicos)
  • Añadir primero el agua caliente Puedes utilizar agua embotellada que no precisa ser hervida o hervir agua del grifo. Elige aguas poco mineralizadas en el caso de las embotelladas.
  • Añade después la leche y agita bien para que no se formen grumos.
  • CADA 30 GC DE AGUA AÑADE 1 CACITO RASO DE LECHE
  • Comprueba la temperatura del biberón dejando caer unas gotas en tu muñeca o en el dorso de la mano
  • Comprueba que la tetina deje caer fácilmente la leche con goteó y no a chorro.
  • Mantén siempre la tetina llena de leche para evitar que el niño trague aire. Respeta el apetito de tu hijo y no le fuerces a tomar una cantidad determinada de leche.
  • Las tomas pueden ofrecerlas cada 2,5 – 3,5 horas. En caso de duda habla con tu pediatra.
  • No guardes los restos de leche para mas tarde. Deséchalos y limpia bien la tetina y el biberón con agua y jabón.
  • Si tienes que preparar con antelación el biberón, guárdalo en la nevera y consúmelo antes de 1h. (indicación en el bote de la leche)
  • La leche de vaca no es adecuada para la alimentación infantil durante el primer año de vida.
  • No la introduzcas nunca antes de los 12 meses. Y háblalo siempre con tu pediatra.

Ante cualquier duda o dificultad en la alimentación o en la ganancia de peso de tu hijo: Consulta con tu Pediatra.

Comentarios

comments